Catequistas

EL MÉTODO EN LA CATEQUESIS

 

 

OBJETIVO. Los y las catequistas conocen lo que es el método de la catequesis y valoran su importancia para aplicarlo en sus sesiones catequísticas.

Oración inicial:

Señor, haz que yo sea tu testigo para comunicar tu enseñanza y tu amor. Concédeme poder cumplir la misión de catequista con humildad y profunda confianza, que mi catequesis sea un servicio a los demás, una entrega gozosa y viva de tu Evangelio.


Recuérdame continuamente que la fe que deseo irradiar la he recibido de ti como don gratuito.


Hazme verdadero educador de la fe, atento a la voz de tu palabra, amigo leal y sincero de los demás, especialmente de mis compañeros catequistas

Que sea el Espíritu Santo quien conduzca mi vida; para que no deje de buscarte y predicarte para que no me venza la pereza y el egoísmo para combatir la tristeza.

 
Señor, te sirvo a ti y a la Iglesia unido a tu Madre María; que como ella, yo sepa guardar tu palabra y ponerla al servicio del Mundo. AMEN

 

 

  1. EXPLORACION. MIRAMOS NUESTRA REALIDAD.

 

  • Se forman 4 equipos espontáneos y se les pide que preparen una fiesta. Dejando claro, qué van a celebrar, cómo lo van a hacer y con qué cuentan para esto.
  • Pasa cada equipo a presentarnos la organización de la fiesta.

 

Se concluye con esta idea: para realizar cualquier evento o dar una sesión de catequesis, es necesario tener en cuenta el punto de partida que es con lo que contamos, el proceso que son los pasos que vamos a dar para lograrlo y el punto de llegada o meta a la que queremos llegar.

 

 

  1. CONCEPTUALIZACION. NOS DEJAMOS ILUMINAR POR LA PALABRA DE DIOS Y EL MAGISTERIO DE LA IGLESIA.

 

¿Qué es el método?

La palabra "método" viene del griego y se divide en dos partes: META - HODOS

"Meta" quiere decir punto de llegada.

"Hodos" significa ruta bien sabida, camino hacia un fin concreto.

 

Método significa, entonces, camino para llegar a un fin. En la catequesis, el método es la forma, o los pasos que seguimos en un camino para dar a conocer el mensaje de Dios.

 

La catequesis recurre a los medios y métodos de las ciencias humanas, es tanto más eficaz cuanto más se deja llevar de la acción de Dios.

 

Es necesario que la metodología en la formación del catequista sea activa, favoreciendo el dinamismo y corresponsabilidad participativa, el sentido celebrativo de la fe y la evaluación del camino recorrido en el proceso formativo, es decir, que su formación sea experiencial, muy cercana a la vida y a la práctica, utilizando con discernimiento las técnicas de animación más adecuadas. Hay que llevar al catequista a encontrar el camino de realización de su propio quehacer catequístico, capacitándose en la planeación, programación, realización y evaluación crítica, ponderando las circunstancias de su acción educativa.

 

A cada nivel de formación corresponderá una distribución didáctica, en tiempo, y lugares y modos según las necesidades y las dimensiones de formación de los catequistas.

 

Lo importante en nuestras catequesis es y será siempre el punto de partida y llegada. Si no partimos de la realidad de los interlocutores, de nada valdrán los mejores métodos. Debemos partir de su propia vida, los acontecimientos y hechos, de sus experiencias. Cada edad tiene sus problemas, preguntas, necesidades.

 

El método en la catequesis es, por lo tanto, la forma concreta que nos traza el camino apropiado para acompañar al creyente hacia la plena madurez de su fe.

 

En la catequesis los métodos deben mirarse como instrumentos que transmiten los valores de la fe, pero no sólo eso, sino que son un testimonio práctico de la manera como se entiende y se vive la propia fe.

 

Por eso los catequistas deben revisar las convicciones personales que los mueven a usar determinado método, ya que no todos los métodos son favorables; hay métodos que pueden ser liberadores o esclavizantes, participativos o impuestos, encarnados en la vida o alejados de ella. Todo depende de cómo entendamos a la persona que queramos acompañar, enseñar, de la idea que tengamos de enseñar y de la manera como veamos el papel del mismo catequista (GPCM 136).

 

Así, quien quiera ser mejor catequista no puede dejar de buscar con seriedad aquellos métodos que parezcan más adecuados para anunciar y encarnar la Palabra del Señor. Ya que la pedagogía de la catequesis se realiza siempre a través de unos medios prácticos que aseguran el camino de la fe. Son las formas concretas que nos trazan el c amino apropiado para acompañar al creyente hacia la plena madurez de su fe. Los métodos son la única forma de llevar a cabo una pedagogía, por eso son siempre necesarios (E.N. 40; D.P. 1007: C.T. 31)

 

Todos los métodos catequísticos se componen de tres elementos principales que la catequesis nunca pierde de vista:

 

  • Punto de partida que se centra en la experiencia de fe del catequista, en el conocimiento de la realidad de los interlocutores y en los medios concretos que se usan.
  • Proceso, que consiste en los pasos que se dan para llegar a lo que se quiere alcanzar.
  • Punto de llegada que no puede ser otro que la formación integral de los creyentes, con base en la conversión a Dios.

 

La combinación sabia e inteligente de estos elementos logrará que los métodos cumplan su papel en la catequesis.

 

Un buen método en catequesis no sólo transmite bien la doctrina, sino que además fomenta la aceptación de la fe en el corazón de quien recibe el mensaje de Cristo, por eso la persona del catequista es imprescindible para el éxito de un método: es decir, los métodos y técnicas no funcionan por sí solos. La catequesis es, ante todo, un testimonio. Los aparatos y mecanismos no pueden dar testimonio: sólo las personas son testigos.

 

Existen varios métodos, aquí solo presentaremos dos, los más conocidos y usados en la catequesis.

 

El MÉTODO INDUCTIVO. Va de lo fácil a lo difícil; de lo que se sabe a lo que no se sabe. Es un método agradable para las personas de la catequesis, pero difícil para el catequista porque requiere un espíritu de iniciativa y preparación diligente. Es un método vivencial y de proceso. Éste conduce al catequista a oír, ver, escuchar, contemplar, mirar y actuar. Se desarrolla con los siguientes pasos:

 

•   Experiencia humana

•   Iluminar   

•   Actuar   

•   Celebrar

 

Jesús utilizó más el método inductivo (experiencia humana, iluminar, actuar y celebrar). Lo podemos ver en las parábolas (Mc. 4,1-20).

 

El MÉTODO DEDUCTIVO. Parte de la fe para llegar a la vida (exposición del mensaje contenido en un texto bíblico; se desarrolla el primer anuncio del Kerigma): lo utiliza Pedro con los judíos quienes eran expertos en Sagradas Escrituras, después de la venida del Espíritu Santo en Pentecostés para hacerles entender que el Mesías prometido había llegado: Habla de Jesús como el Mesías. (He 2,32-40). Se desarrolla con los siguientes pasos:

 

•  Iluminar 

•  Experiencia humana 

•  Actuar   

•  Celebrar

 

Pablo utilizó más el método deductivo, recordemos el discurso en el areópago (He 17,22-31).

 

Nos detenemos en el método inductivo para explicarlo, pues es el método que toca desde el inicio la experiencia. Si queremos suscitar en los interlocutores una experiencia de fe, necesariamente debemos de partir de la vida de los interlocutores para así iluminarla con la Palabra de Dios. 

 

PASOS DEL METODO INDUCTIVO

 

  • Punto de partida = Experiencia humana: Este es el primer paso del método aplicado en una sesión de catequesis. Consiste en acercarnos a la realidad, tocarla y sensibilizarnos.  Es el hecho de la vida en relación al mensaje que se va a transmitir. Es un acontecimiento, situación, cualquier hecho de la vida diaria, en el que nos involucramos y de él podemos y debemos sacar alguna enseñanza y compromiso.

 

  • Proceso = Iluminación.

Iluminar la realidad o hecho de vida a la luz de la Palabra de Dios, de la fe, de las enseñanzas de Cristo y de la Iglesia. En este paso ayudamos al catequizando a descubrir la significación cristiana de su experiencia concreta, es decir, la presencia-ausencia de Dios en su experiencia. La Palabra de Dios es la médula del acto catequético, pues une la experiencia humana con la expresión de fe.

 

  • Punto de llegada = Compromiso Aterrizar o concretar en la vida diaria de los interlocutores su realidad iluminada por la fe, para transformarla conforme a la enseñanza de Jesús.  Es la respuesta vital de los interlocutores a Dios.

 

  • Celebrar: La vivencia de la fe, de la conversión, no llega a ser parte vital de la persona si no se expresa, se exterioriza. Así, haciendo suyo el mensaje, el catequizando vive las mismas experiencias de las que ha partido la sesión de la catequesis, pero de una forma distinta.

 

  1. COMPROMISOS

 

Leemos juntos el texto de Lc 24,13-35 y juntos tratamos de descubrir el método inductivo con los 4 pasos (experiencia humana, iluminación, compromisos y celebración) como ejemplo, para que a su vez analicen otros textos con la misma metodología en su casa.

 

  1. Mc 4, 3-8.13-20
  2. Lc. 19, 1-10      
  3. Jn. 4, 1-42

 

Compromiso en casa: cada catequista lee la metodología que propone su libro de texto del catequista (Está en las primeras páginas de tu texto) y hace una síntesis de ella. Este trabajo se utilizará en el siguiente tema.

 

  1. CELEBRACION

 

Signos: Hacer un camino, tener un Cristo al final del camino.

 

Hemos visto que para que la Palabra de Dios sea acogida en las personas se necesitan de métodos. Ahora contemplemos estos signos.

 

Escuchemos el evangelio de Jesús. Mc. 4,1-9. Momento de silencio

 

Agradecidos con Dios por confiarnos el anuncio de su Evangelio, digamos:

 

TODOS: Queremos anunciar la Buena Nueva como tú Jesús.

 

Señor experimentamos la necesidad de ser más fieles a tus palabras, por eso te agradecemos que aún con nuestras limitaciones nos llamas a ser luz en nuestro mundo.

 

TODOS: Queremos anunciar...

 

Eres tú la única meta de nuestra vida, eres la única respuesta a todas nuestras aspiraciones más profundas; sólo en ti encontramos la verdad que nos libera, por eso.

 

TODOS: Queremos anunciar...

 

Tú nos llamaste a la vida y a ser Hijos de Dios, ahora que nos llamas a ser tus testigos.

 

TODOS: Queremos anunciar...

 

  1. MEMORIZACIÓN

 

El método en la catequesis es, por lo tanto, la forma concreta que nos traza el camino apropiado para acompañar al creyente hacia la plena madurez de su fe.

                                                                                                                           P. Lic. Antonio Reynoso T.

    Documentos adjuntos